Lo que aprendí sobre emprendimiento al entrenar a mi hija a ir al baño

Enseñarle a un hijo a usar la bacinilla puede ser un desafío, incluso para las madres más experimentadas. Requiere paciencia, estrategia, disciplina y una dosis extra de amor. Sin embargo, superado el desafío, una mujer trabajadora puede haber ganado con la experiencia, una buena cantidad de aprendizajes sobre emprendimiento. Aquí te traigo algunos.

En primera persona

“Las que somos mamás sabemos que la horrible  tarea de entrenar a los hijos para dejar el pañal, requiere de una lista clara de habilidades y programaciones mentales, para no morir en el intento”, nos aseguró la Directora de Estrategia de Marca, Jo Salazar. “Al enseñar a mi hija de 3 años a ir al baño, estuve 3 días sin salir de casa, con 4 bacinillas, cansada solo mirando a mi hija y cada uno de sus movimiento”, agregó.

Pero como buena emprendedora, la experta en marketing, creadora de Joiness.com, supo maximizar la experiencia, ganando de ella, los siguientes aprendizajes sobre entrepreneurship:

Necesitas un plan claro de ataque

Aprender a usar el baño no sucede de la noche a la mañana y supone, entre varias otras cosas, aprender a reconocer señales, cambiar los pañales por pull ups o hasta elegir prendas de ropa que no obstaculicen el camino a la bacinilla. 

De igual modo, emprender requiere de un plan de negocios. Es decir, de un documento escrito que indique qué proyectas hacer y cómo planeas lograrlo, explica Entrepreneur. Se trata de estrategia, pero ayuda a visualizar con qué recursos y habilidades cuentas hoy, e identificar el punto de llegada, usualmente de tres a cinco años en el futuro.

¡Algo va a salir mal! Prepárate para las contingencias

El camino al éxito está plagado de obstáculos. Así como tu niñito puede que no llegue al baño y acabe sentado en un charco de pipí en tu mejor sofá, emprender no es sin riesgos.

Por eso, en cualquier negocio, la planificación de contingencia supone el proceso de construir un procedimiento para prepararse para lo peor, detalla Chron. Cuando las cosas salen mal, el plan está ahí, para salvar el emprendimiento y ayudar a reencarrilar las cosas. Básicamente, underwear nuevo y a esperar que el próximo popó, sea en su lugar.

Celebra los pequeños logros 

¿Por fin soltó en el baño por primera vez? ¡Felicidad! Una muda menos para lavar, aunque el camino sea todavía largo.

De igual modo, cada paso adelante es clave en el camino al éxito empresarial. Y habría consenso entre los expertos, según agrega Entrepreneur: descomponer los objetivos principales en hitos más pequeños “reduce el miedo, aclara la dirección y aumenta la probabilidad de resultados exitosos tempranos”. Además, los estudios muestran que las pequeñas victorias ofrecen un impulso que mantienen a largo plazo, la felicidad implicada en el proyecto.

Reconoce los accidentes como aprendizajes 

Dicen que de los errores, se aprende. Y el potty training y el emprendimiento, no son la excepción. Así como mancharse frente a la bacinilla puede hacer saber a tu niño que debe avisar unos segundos antes, tener la capacidad de aprender de los errores orienta al emprendedor, para acercarse al éxito, asegura el portal.

Pero el mayor aprendizaje está en saber que, “una vez que lo logras, no acaba ahí. Siguen miles de cosas más por aprender, pero puedes estar segura de que lo vas a lograr”, concluye Jo Salazar.

También te recomiendo:

No abandones tu idea: 3 autoras y emprendedoras te dicen cómo

bowdenimages/iStock

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*