Haz como Gwendoline Christie: sé tu admiradora más grande

¿Cuántas veces esperamos la aprobación ajena para sentirnos valerosas? ¿Por qué a veces escuchamos a nuestra crítica interior en lugar de ser las primeras admiradoras de nuestros logros? Esto es lo que me enseñó al respecto la actriz que encarnó a Brienne de Game of Thrones, Gwendoline Christie.

Sé tu propia cheerleader

A esta altura, ya no es novedad que soy una seguidora de Game of Thrones, la serie que enamoró a millones y que, lamentablemente, llegó a su fin. Por eso, aún después de terminada, sigo con pasos nostálgicos los recorridos post-GOT de sus actores principales: miro con un poco de desconfianza el tráiler de Dark Phoenix de Sophie Turner (para mí y para siempre Sansa Stark), me indigno por el cabello desteñido de Maisie Williams (mi amadísima Arya Stark que nunca jamás se habría hecho algo así en la cabeza), y me alegro cuando las nominan a ellas y al resto del cast, a algún premio.

Así fue como me enteré de lo que todos ya saben: a pesar de que HBO no la postuló para una nominación al Emmy, Gwendoline Christie, la Brienne de GOT, se auto-convocó para la nominación y… se la otorgaron. Cuando leí esto sentí tanta admiración por el hecho de saberse valiosa y merecedora del premio, que comencé a preguntarme por qué a veces a otras nos cuesta tanto vernos de esa forma.

 Hay que saber lo que uno vale

Christie sabía que ella había hecho un trabajo espectacular en Game of Thrones, y lo quiso hacer valer. Sin esperar a que otro le diera su aprobación, se postuló a una nominación para un premio y se la otorgaron.

Sin esperar a que otro le diera su aprobación, se postuló a una nominación para un premio y se la otorgaron.

 

¿Qué aprendí de ella? A que mi auto-admiración no puede depender de la mirada ajena. Y te propongo a ti hacer el mismo ejercicio y atreverte a ser tu propia fan. ¿Qué dices? ¿Te animas?

 

instagram.com/gwendolineuniverse/

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*