Tener un amante, ¿puede salvar a un matrimonio en crisis?

Emilia es de esas amigas que no veo con frecuencia. Por eso, cuando logramos concretar un encuentro, no nos alcanzan las horas para conversar y ponernos al día.

El mes pasado nos juntamos a tomar el té como tanto nos gusta y cuando le pregunté acerca de cómo iban las cosas con Salvador, su marido, me dijo que mucho mejor y se le dibujó una sonrisa pícara en el rostro.

Obviamente indagué, porque esa mueca me indicó que había mucho más detrás de ese: ‘Mucho mejor’ (y más aun porque hace un año que su matrimonio estaba en crisis).

¿Un clavo puede ‘beneficiar’ a otro clavo?

Emi me confesó que estaba viendo a un hombre que trabaja en la fábrica que ella preside. Ella es la dueña y su amante, su empleado (sí, ya sé, parece el guión de un culebrón).

Empezó todo como un coqueteo sutil hasta que fue ella quien dio el puntapié inicial y le envió un mensaje por Whatsapp. Así comenzó este affair que lleva varios meses de pasión clandestina. 

Se encuentran los jueves por la tarde en un hotel alojamiento cercano a la fábrica. Ella le dice a su marido que se va a Pilates. Él imagino que debe decirle algo similar a su esposa (con la cual tiene dos hijos).

Pero lo que más me sorprendió es que según Emi, tener un amante había fortalecido su matrimonio que estaba en crisis. De hecho, mientras merendábamos Salva le envío una foto de un conjunto de lencería de encaje que le había comprado para estrenar esa noche. Así como leen…

Emi me dijo que desde que era infiel se sentía más segura de sí misma y que, evidentemente, el affair había sacado a relucir su fogosidad y ahora estaba más hot con su marido.

No podía dejar de preguntarle si con su amante era solo sexo o había algo más… Y su respuesta fue clara: ‘No es más que un tema físico. Me hace bien, me despejo y vuelvo mejor a casa’.

Entonces, ¿puede una infidelidad mejorar un matrimonio?

 “Si se maneja bien, una aventura puede ser terapéutica, dar claridad y sacudir a la gente de su inercia“, explicó la terapista Mira Kirshenbaum. “Podrías considerarlo como un procedimiento médico radical, pero necesario. Si tu matrimonio tiene un paro cardíaco, una aventura puede ser un desfibrilador”, metaforizó.

Por su lado, Douglas LaBier, psicoterapeuta, explicó que una consecuencia imprevista de los affairs es que, en muchos casos, revitalizan los matrimonios. “A veces una decisión mutua de separarse y perseguir vidas independientes estimula la reconexión. O bien, un affair tiene la misma consecuencia“, aclaró y puso como ejemplo el de una paciente a la cual una infidelidad la hizo sentir más segura de sí misma, más comprometida y ‘viva’.

“Se dio cuenta de que quería sentirse así con su marido. Su aventura creó una nueva determinación en ella que la empujó a lidiar con los problemas que habían drenado la energía de su matrimonio”, explicó el experto.

“Las personas no se proponen tener un ‘affair saludable’. Pero algunas infidelidades pueden abrir la puerta a una vida en pareja psicológicamente más saludable”, concluyó el terapista.

Sé que es un asunto controversial, así que me gustaría saber: ¿Qué piensas al respecto? ¿Crees que una infidelidad puede salvar a un matrimonio en crisis?

fidan/iStock

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*