Avengers EndGame: un final que enciende mis recuerdos

Después de 10 años de personajes súper poderosos e historias maravillosas, Marvel cerrará el próximo jueves 25 de abril un ciclo que muchos estamos esperando. Pero ‘Avengers: EndGame’ no será emocionante únicamente en el mundo cinematográfico, sino también en las vidas de quienes pasamos una década compartiendo popcorn, butacas, sofás, y momentos inolvidables.

De la pantalla a la butaca (o al sofá)

Soy de esas: cuando veo a Hulk me enfurezco, cuando aparece Iron Man en pantalla me siento más fuerte, y cuando observo lo que es capaz de hacer Capitana Marvel, siento que mis puños se cargan de luz y potencia. El cine me llena el alma y el cuerpo, pero las películas de superhéroes, particularmente, me hacen sentir también que todo lo puedo. Sobre todo, por los recuerdos asociados a esas películas.

Es que hay algunos momentos de mi vida que se hacen más vibrantes y coloridos cuando los asocio a alguno de esos filmes.

Hay algunos momentos de mi vida que se hacen más vibrantes y coloridos cuando los asocio a alguno de esos filmes.

 

Me acuerdo que vi Iron Man por primera vez cuando vivía en Italia: quedé fascinada. No fui a verla al cine porque allá todas las películas son dobladas, y yo prefiero disfrutarlas en su idioma original. La miré en mi computadora, recostada en la cama. Gracias a ello y al impacto que me causó, todavía puedo oler el aroma del detergente en el acolchado, el sonido de los pájaros al posarse en el balcón de la habitación, y esa emoción incomparable que da estar lejos de amigos y familia y desear tenerlos cerca para compartir la emoción.

Guardianes de la Galaxia…y de mis recuerdos

Me viene a la mente ‘Guardianes de la Galaxia‘, que me hizo reír y emocionar junto a una gran amiga que me acompaña al cine desde hace años. Recuerdo historias tristes e hilarantes que nos contamos en la fila antes de entrar, y de los deliciosos platillos que ordenamos al salir.

También asocio la segunda película de Guardianes con mi mamá, a quien “forcé” a ver las dos películas con la promesa de que le iban a encantar. Y fue así: le encantaron. Las volví a ver junto a ella en su casa y disfrutando un café colombiano que le había traído de un viaje hacía tiempo. Todavía tengo las notas de ese amargo café grabadas, y el rostro de mi madre que mientras veía las películas, sonreía y planchaba (nunca pude convencerla de que dejara el hábito).

 

Avengers, infinidad de recuerdos

Con ‘Avengers: Infinity War‘, me pasó lo que le pasa a muchas madres que amamantan de forma exclusiva: no pude ir a verla al cine porque era demasiado larga. Duraba tres horas más el tiempo que me llevara ir y volver del cine, y mi bebé todavía tomaba el pecho cada dos horas. Sin embargo, no lo veo como un recuerdo de privación, sino como algo que me da satisfacción: puedo reelaborar mentalmente ese momento en que elegí quedarme en casa con mi bebé.

Tiempo después, cuando el “hechizo” del pecho cada dos horas se deshizo y pasaron a ser tres, cuatro, y hasta seis, pude verla. Mi marido se llevó al bebé a lo de mi suegra y pude quedarme en casa comiendo patatas fritas y viendo esa espectacular película. Así, creé otro recuerdo placentero en torno a la saga.

 

Capitana Marvel, un filme impresionante con una actriz protagónica excelente (Brie Larson), seguramente me dejó un recuerdo indeleble que podré identificar mejor cuando pase más el tiempo. Lo que sí puedo decir hoy, es que me impactó lo bien que guionaron y dieron vida a ese personaje.

 

Y hoy me pregunto: ¿Qué me pasará con ‘Avengers: EndGame’ el 25 de abril cuando asista a la premiere? ¿Con qué hermoso recuerdo asociaré este filme en el futuro?

 

 

OlekStock/iStock

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*