mujer con canas en lago

No es una pócima, tampoco un tinte. Lo descubrí sin querer, pero este secreto te va a encantar.

Te parecerá extraño que comience esta nota diciendo que el frío y yo no nos llevamos bien. Pero fue gracias al invierno que descubrí este secreto para dar a las canas un lindo tono dorado.

Tras tres largos meses sometida a temperaturas bastante bajas, el sol comenzó a asomarse. Era momento de quitarme algunas de las capas de ropa que se habían convertido ya, en un “tatuaje textil” en mi look diario.

La piel volvía a escena, pero… con un tono tan pálido que daba pena.

Así comenzó la aventura. Revolví mi gabinete buscando aquel producto que en algún momento usé para obtener un tono bronceado sin sol.

Ahí estaba, ¡qué suerte! Dispuesta a volver a darle un poco de vida a mi piel, procedí a la respectiva exfoliación de cuerpo y rostro.

Color dorado para mi piel ¡y canas!

Así, Jergens Natural Glow Daily Moisturizer, entró en acción.

Lo apliqué cuidadosamente siguiendo las instrucciones y al llegar al rostro pensé: “no quiero que quede una línea divisora de color en mi frente y cabello”. Por lo que extendí el producto un poco más allá del nacimiento del mismo.

 

crema color gradual piel y canas
Foto: jergens.com

 

 

Al día siguiente… Oh sorpresa, ¡reflejos dorados!

Canas sí, pero inteligentes y chic.

 

Las canas en mi cabeza se concentran en la sienes y en la línea de nacimiento del cabello en la frente. Justo en donde según la creencia popular, las tienen las personas inteligentes (mmm, bueno algún lado positivo hay que encontrarles, ¿no?).

Intrigada por el “lindo efecto accidental”, continué aplicando el producto por algunos días más.

El resultado me gustó, pero también descubrí que es mejor no aplicarlo por más de 5 días.

¿Por qué? Bueno, después de una semana de aplicación, tanto la piel como el nacimiento del cabello, toman un color demasiado intenso para mi gusto, que llega al punto de perder naturalidad.

Canas doradas sin tinte, ¿cómo es posible?

Sí, la misma pregunta me hice yo y tras investigar un poco descubrí que este tipo de productos actúan con una reacción química en la piel, similar a la famosa Reacción de Maillard.

Esta reacción, como explica Scientific American, en la cocina, es responsable del color “tostado” que toman los alimentos al asarlos u hornearlos.

La Clínica Mayo indica que, el DHA, que es el ingrediente activo en estos productos, permite que se genere esta reacción química con las células muertas en la superficie de la piel. Dando como resultado un tono “bronceado” temporal, que se desvanece tras el paso de los días.

Por deducción, entiendo que el mismo proceso ocurrió con mis canas. ¡Eureka!

Pues bien, ahora ya lo sabes: si tienes un evento a corto plazo en el que quieres lucir muy bien, y no alcanzas a aplicarte el respectivo tinte, quizá este descubrimiento pueda ayudarte.

Total
12
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*