A romper prejuicios: ‘La única ropa que te favorece es la que te gusta’

Vístete como se te antoja, ama tu cuerpo y no te dejes llevar por pensamientos que no te dejan ser feliz. ¡Es hora de romper prejuicios!

‘Si no te favorece, no te lo pongas’.

 ‘Aunque te guste esa tendencia y quieras lucirla, si no es para tu tipo de cuerpo, quédate con las ganas’.

 ‘Hay que vestirse con las prendas que ayuden a ocultar aquello que no te agrada de tu cuerpo’.

Estoy segura de que creciste escuchando algunas (o todas) estas frases. Incluso, es probable que se hayan convertido en tus mantras. Después de todo es lo que, a la mayoría de nosotras, nos inculcaron nuestras principales referentes desde pequeñas.

Sin embargo, hay una nueva generación de mujeres dispuestas a romper estereotipos. Las Millennials más jóvenes y la chicas de la Generación Z, entienden de otra manera el concepto de belleza y están dispuestas a romper con los paradigmas con los que crecimos nosotras.

Nuestro cuerpo es perfecto tal y como es

Muchas mujeres detestan su figura, otras darían cualquier cosa para cambiar ciertas cosas de su cuerpo, hay algunas que están conformes con su imagen pero… sí, siempre hay un ‘pero’.

Todas estas quejas y disconformidades no hacen más que aprisionarnos. Son como una jaula invisible que nos limita e inhibe.

La disconformidad constante con nuestra imagen no nos permite disfrutar de estar vivas, de lo maravilloso que es ser mujer. Estamos siempre deseando ser distintas, vistiéndonos para conseguir la aprobación ajena o para ocultar aquello que nos nos agrada de nosotras y no nos animamos a amarnos tal cual somos y a vestirnos como se nos antoja.

Se nos pasa la vida y nosotras sin aceptarnos

Sin embargo las mujeres de la nueva generación van por la vida más seguras. Desafían los paradigmas y poco saben de prejuicios. ¡Tienen tanto que enseñarnos!

Una militante de la auto aceptación

Así se define Cande Yatche una joven argentina de 21 años, que creó la cuenta de Instagram @bellamentearg y cuyo leitmotiv es: ‘Por una sociedad que piense menos en cómo cambiar su cuerpo, y más en cómo cambiar al mundo’. Suena bien, ¿no?

Entre las publicaciones de esta jovencita hubieron dos que me dejaron pensando y me motivaron a escribir este texto. Se las comparto:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

La única ropa que favorece es la que te gusta.

Una publicación compartida de Bellamente (@bellamentearg) el

 

¡Cuánta sabiduría! Aunque soy consciente de que no es fácil modificar, de un día para el otro, esos pensamientos y prejuicios que tenemos tan arraigados.

 Cambiar para evolucionar

Por mi parte, les confieso que estoy en el proceso de modificar mi manera de entender la belleza, derribando prejuicios y aprendiendo a amarme tal y como soy. ¡Es difícil, pero tan liberador!

Si tengo ganas de ponerme unos mom jeans y me gustan cómo me quedan, ¡adelante! No doy mil vueltas ni me dejo llevar con que esos pantalones no favorecen a las que tenemos pancita…

Por último, les comparto una anécdota que me dejó muy feliz. Mi mejor amiga, que conoce hasta lo que yo no conozco de mí, me dijo: ‘Hace un tiempo que te noto muy bonita, con un aura especial. Estás plena. Me parece que, por fin, te estás aceptando y eso te tiene preciosa’.

¡Te desafío!

¿Te animas a cambiar tu concepción de la belleza? ¿Te atreves a derribar prejuicios? Te aliento, ‘nos’ aliento, a aprender de las nuevas generaciones de mujeres y a convertirnos, como ellas, en militantes de la auto aceptación.

gpointstudio/iStock

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*