Los buñuelos de la nonna

Con café, té o leche tibia, estos buñuelos de manzana que hacía mi nonna, son ideales para acompañar un día de lluvia.

Mi abuela tiene sangre italiana. Y como toda nonna, una de sus maneras de demostrar amor, es a través de la comida. La ecuación es sencilla: cuánto más te quiero, más te alimento.

Dicho esto, no te resultará sorprendente que, cuando niña, las visitas a los nonnos siempre incluían platillos sabrosos ¡y a montones!

Como en toda casa tana “de las de antes”, la nonna era la encargada de la cocina. Pero aunque tenía varias especialidades, mi delicia preferida siempre fueron sus famosos buñuelos de manzana.

Me encantaba verla batir la mezcla, fritar las bolitas y, cuando todo estaba todavía tibiecito, rociar una lluvia de azúcar sobre los buñuelos que, así coronados, quedaban listos para la degustación.

Y si bien eran de mis favoritos, jamás logré que me diera la receta. Es que, como ella misma me repetía: “La receta no existe”. Para ella era natural mezclar casi al azar los ingredientes, como si por arte de magia, todo fuese a acabar en su lugar.

Pero, que bien hubiera venido la receta. De la noche a la mañana, por la muerte de su hija (una tía maravillosa), la nonna dejó de cocinar. Se perdieron sus buñuelos…

Me encantaba verla batir la mezcla, fritar las bolitas y, cuando todo estaba todavía tibiecito, rociar una lluvia de azúcar sobre los buñuelos.

Redescubriendo las raíces

Pasaron los años; unos diez, para ser precisa. Para entonces, yo había sido mamá y deseaba que mi hija experimentara la maravilla de saborear ese placer azucarado de domingo por la tarde.

Como no había receta, tan solo algunas fotos aisladas de la nonna batiendo en mi cabeza, hice lo que toda madre del siglo XXI hubiera hecho: googlié.

Finalmente, a partir de esta receta base de Cocineros Argentinos, y mis recuerdos de la infancia, hice mi propia versión de los famosos buñuelos de manzana.

Ingredientes:

  • 1 ½ taza de harina leudante
  • ½ taza de azúcar
  • ½ taza de leche
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 2 manzanas rojas cortadas en cubitos
  • Aceite para freír
  • Azúcar para espolvorear

Bate los huevos con batidor de alambre hasta que se forme una espuma. Agrega el azúcar, la leche y la esencia. Continúa batiendo, hasta que se integre. Luego, suma de a poco la harina, para que no se formen grumos. Lo ideal, es hacerlo sin dejar de batir.

Cuando se haya formado la mezcla, agrega los cubitos de manzana con movimientos envolventes.

Con ayuda de una cucharita, ve tirando pequeñas porciones de la preparación en el aceite caliente. Deja dorar de ambos lados. Una vez listas, te recomiendo apoyarlas sobre papel de cocina, para que escurran. Por último, solo te resta espolvorear los buñuelos con azúcar. ¿Cómo te quedaron?

También te recomiendo:

Tarta de pollo exprés

Pastel de frutos secos: un deleite para la merienda

Proformabooks/iStock
Total
2
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*