Cómo hacer leche de avena, buena para tu salud y riquísima

Descubre cómo y por qué hacer leche de avena, la nueva estrella en leches vegetales.

En mi casa familiar siempre tomamos leche de vaca, por muchos años entera y luego descremada. Años después, reduje mi consumo de lácteos a un café con leche al día y a quesos de todo tipo, aunque no por una decisión premeditada, sino porque simplemente noté que la leche de vaca me caía bastante pesada, en especial si la bebía seguido. Así que no me provocaba beberla.

Leche de avena y copos
La leche de avena es rica en nutrientes y súper fácil de preparar. Foto: bhofack2/iStock

 

Luego, tomé un poco más de conciencia sobre lo que implica el consumo de alimentos derivados de animales. No soy vegetariana (si me atreviera lo sería), pero sí intento reducir mi consumo de carne y lácteos cuando puedo.

Si te encuentras con ganas de probar algo diferente, más saludable y lleno (llenísimo) de nutrientes, prueba la leche de avena. Entre sus beneficios de salud, se encuentran:

  • Tiene un alto contenido de hierro, además de vitaminas y minerales.

Además de hierro, como indica la revista Prevention, contiene manganeso, potasio, fósforo, varias vitaminas del grupo B, vitamina A y E. Contiene, además, fitoquímicos, que protegerían contra enfermedades del corazón, algunos tipos de cáncer y ataque cerebral.

  • Es más alta en proteínas que otras leches vegetales populares.

Como la de almendras, de cajú, de coco y de arroz, indica la dietista registrada y nutricionista Keri Gans en la revista Health.

  • Tiene un contenido de fibra mayor que todos los productos lácteos. 

¿Por qué es importante la fibra? Brindaría beneficios de salud como regulación de la glucosa en sangre, mantendría a raya el colesterol, ayudaría a mantener un tránsito intestinal regular y daría sensación de saciedad, señala Jim White, dietista registrado y psicólogo del ejercicio en esa revista.

Si te encuentras con ganas de probar algo diferente, más saludable y lleno (llenísimo) de nutrientes, prueba la leche de avena.

 

Cómo prepararla 

Es tan fácil de preparar, económica y sabrosa, que desde el día que la probé está siempre en mi refrigerador. ¿Cómo hacerla? Te tomará 10 minutos.

Pones 2 tazas de avena arrollada (en copos) en una licuadora, le agregas 4 tazas de agua y dejas reposar 10 minutos. Añades una cucharada de miel o 2 de azúcar mascabado y una pizca de sal. Licúas un par de minutos, cuelas y listo.

Algunos consejos:

  • Cuando la cueles en su futuro contenedor o botella de vidrio, ayúdate con una cuchara para remover la pulpa, que quizás atrape el líquido y haga más lenta la bajada.
  • En refrigerador durará algo así como 5 o 6 días.
  • Agítala cada vez que vayas a servirla, ya que al asentarse quedará dividida en una parte más espesa y otra más aguada.
  • Luego de colar, usa la pulpa sobrante para preparar panqués, pan o lo que quieras. Esa parte contiene muchísimos nutrientes.

Una vez que la pruebes, no querrás beber otra cosa. Además, la avena suele ser más económica que las almendras y otros ingredientes con que se preparan las leches vegetales.

Y tú, ¿qué leche sueles consumir? ¿Me pasarías alguna receta de leche vegetal?

También te recomiendo:

Así salí del sofá y comencé a ejercitarme

 

macniak/iStock
Total
4
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*