Me gusta mirar hombres (y mi marido lo aceptó)

Por: Paula García

Siempre me gustaron muchos hombres a la vez. Cuando tenía unos 15 años, creo que mis amores platónicos no me entraban en los dedos de las manos. En algún momento, sin embargo, cedí ante la monogamia, me casé y formé una familia. Eso sí: desde el noviazgo le dejé bien en claro que yo era así y que mis ojos eran solteros. De por vida.

Ni todo el amor que pueda recibir de él es suficiente para saciar mi apetito de belleza masculina. Me gusta mirar hombres, lo admito. A veces me hechizan y me quedo como freezada, sin poder sacarles los ojos de encima.

Ni todo el amor que pueda recibir de él es suficiente para saciar mi apetito de belleza masculina.

 

El mayor desafío para mí es que mi marido tiene amigos muy hermosos. Exjugadores de rugby altos y musculosos. Lo bueno es que a él no le molesta que yo los halague y les diga a la cara lo bellos que son. Puedo decir que soy afortunada en ese sentido.

Me di cuenta de que teníamos una pareja bastante abierta cuando un día le toqué los músculos a un amigo de mi esposo y le dije que me encantaría que me agarraran brazos así. Mi media naranja que estaba a pocos metros de distancia ni se inmutó.

Bromeamos con hacernos swingers con una pareja de amigos que bien podrían salir de una peli de Hollywood por lo atractivos. Comentamos en voz alta si un jugador de fútbol o de rugby nos parece guapo o si una actriz es despampanante. No nos importa y no le damos trascendencia porque confiamos en que nuestra unión va mucho más allá de lo físico. Ni yo lo elegí por ser guapo (aunque lo es), ni él quiso casarse conmigo por mis pechos, que por cierto están muy bien.

 ¿Qué dice la ciencia sobre el tema? ¿Podemos NO mirar?

Según los científicos, la atracción hacia otras personas es, en gran parte, subconsciente. Y no son solo los hombres los que miran y caen rendidos ante la belleza. El 70% de las mujeres en pareja admitió sentirse atraída por otros hombres, aunque esto no tuvo ningún impacto en su relación, recopila Medical Daily.

¿Qué miramos en otros? Una investigación descubrió que las mujeres nos fijaríamos más en la parte superior del cuerpo de los hombres, mientras que ellos miran pechos, cintura y caderas.

Y si no te gusta que tu pareja mire a otros…

Prohibírselo es la peor idea, porque puede reaccionar a la defensiva y rebelarse en cuanto pueda. Mi consejo es que hablen con transparencia y humor sobre sus crushes. A mí me divierte caminar por la calle y tratar de descifrar qué chicas serían del tipo de mi marido y comentárselo. ¿Es raro? Yo lo tomo como una forma de conocernos un poco mejor.

¿Les gusta mirar hombres? ¿Es un tema hablado con sus parejas? ¡Las leemos!

Bogdan Kurylo/iStock

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*