El síndrome de colon irritable puede jugarte una mala pasada, cada vez que te sientas a comer. Conoce qué es ¡y más!

 

Hasta una lechuga. Sí, incluso la típica ensalada a la que solemos apegarnos cada vez que autodidactamente queremos “mejorar nuestra figura”, a mi compañera de la universidad, la dejaba retorciéndose de dolor de vientre. ¿Cómo era posible? ¡No había comido más que un manojo de vegetales condimentados!

¿Sería nervioso? ¿Tendría un problema digestivo? Aunque barajamos varias alternativas, la voz del médico fue clara: síndrome de colon irritable.

Para mí, era toda una novedad. Al parecer, mi pobre amiga, tenía una extrañísima afección intestinal (o eso al menos, fue lo primero que pensé por entonces). Nada más lejos de la realidad, como puedes ver tú misma:

ABC del colon irritable

El síndrome de colon irritable es un trastorno frecuente que afecta el intestino grueso. De hecho, tan solo en EEUU, entre 2.4 y 3.5 millones de personas consultan anualmente al médico, por síntomas relacionados con esta problemática, detalla la Fundación Internacional para los Desórdenes Funcionales Gastrointestinales.

Pero aunque usual, debemos admitir que puede ser un tanto incómodo. Es que sus síntomas incluyen cólicos, dolor abdominal, hinchazón, gases, mucosidad en las heces, y diarrea o estreñimiento, enumera la Clínica Mayo.

Y si bien se trata de una afección crónica, sus causas aún permanecen inciertas para la ciencia. Habría, sin embargo, algunas posibles explicaciones para esta condición, como se indica en el video.

Los desencadenantes

Aunque las causas detrás del síndrome de colon irritable se desconocen con certeza, sus síntomas pueden tratar de esquivarse, identificando en cada persona, qué los desencadena. Los factores más frecuentes suelen incluir, según la institución mencionada:

  • Alimentos y bebidas, como: trigo, productos lácteos, frutas cítricas, frijoles, repollo, leche y sodas.
  • Estrés. Los síntomas suelen empeorar o hacerse más frecuentes en los períodos de mayor estrés.
  • Cambios hormonales. Muchas mujeres descubren que sus malestares empeoran durante la menstruación o cerca de ésta, concluye la Clínica Mayo.

Recuerda consultar al médico si tienes cambios en tus hábitos intestinales u otros síntomas asociados al síndrome de colon irritable.

También te recomiendo:

Trabajar embarazada: que no sea un suplicio

Mujer pulpo: mamá, soltera y profesional

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*