Yogur anti-estrés, ¿lo que se viene?

Los probióticos tendrían un inesperado efecto positivo en nuestro cerebro: aliviar el estrés, según afirma la ciencia.

Quienes sufren de problemas digestivos (o que prestan especial atención a los beneficios de los alimentos) podrían estar ya familiarizadas con los probióticos; un tipo de bacteria “buena” en el yogur, que favorece la salud.

Ahora sin embargo, investigadores de la Universidad de Colorado, estarían cada vez más cerca de confirmar un inesperado beneficio, detrás de estos microorganismos: ayudarnos a combatir el estrés. Te cuento los detalles.

“Punch”, al estrés

Aunque se trata todavía de un estudio en proceso, los científicos habrían dado con tipo especial de bacteria, capaz de producir efectos anti-inflamatorios en el cerebro. En términos fáciles, que podría volverlo más resistente a los efectos negativos del estrés.

La Mycobacterium vaccae, como se la conoce, podría entonces, ser una gran aliada a la hora de defendernos de trastornos del estado de ánimo, como el desorden de estrés postraumático, la ansiedad o la depresión, aseguran los investigadores en la revista Brain, Behaviour and Immunity.

Un avance prometedor

Este tipo de trastornos mentales asociados al estrés, afectan a una de cuatro personas, en algún momento de su vida, advierte un comunicado de la Universidad de Colorado. Y cada vez más investigaciones, sugieren que la inflamación del cerebro, aumentaría los riesgos de sufrir desórdenes de este tipo.

Por eso, el hallazgo sería muy importante: “Encontramos que esta bacteria sería capaz de bloquear los efectos del estrés, creando un fenotipo resiliente, en el cerebro”, detalla Matthew Frank, autor principal del estudio, en el comunicado mencionado.

Detrás del hallazgo

Para conocer el efecto que Mycobacterium vaccae tiene en el cerebro, los investigadores realizaron pruebas con ratas macho, que recibieron tres inyecciones con la bacteria. ¿Qué encontraron?

Tan solo 8 días después de la última inyección, los animalitos tenían en el hipocampo (la región del cerebro responsable de regular la ansiedad y el miedo), niveles más altos de un tipo de proteína que reduce la inflamación.

Para confirmar estos hallazgos, aún queda mucho camino por recorrer. Pero es posible que “otros probióticos puedan tener un efecto similar en el cerebro”, concluye Frank, en el comunicado de la Universidad de Colorado. ¿Llegaremos a tener un yogur anti-estrés?

También te recomiendo:

¿Hasta la lechuga te cae mal? Pon atención

Cuando la vida te abruma… Apuesta a la libertad

 

iStock/demaerre

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*