Para muchas, bajar de peso es un desafío cotidiano. Ahora sin embargo, tendríamos un aliado inesperado. ¡Entérate!Desde la adolescencia, mantenerme en un peso saludable ha sido para mí, un desafío. Subí y baje numerosos kilos, ya ni recuerdo cuántas veces. Dietas, las hice de todo tipo. ¡Y ni hablar del ejercicio!

Pero, desde hace algunos años, fui dando con pequeñas estrategias personales, para lograr sostener un peso en el que sentirme cómoda, sana y, por qué no, sexy. Y ojo, no es que sea un “espárrago”, como suele decirse. Tengo mis curvas y no me duelen.

¿Algunos de mis secretos? Por empezar, trato de mantener a raya la ansiedad. Salgo a caminar al menos media hora al día y, una vez por semana, me sumo a una clase de zumba.

Aprendí también, a callarme mucho menos. De un tiempo a esta parte, arriesgo a soltar más seguido lo que siento, ¡y así evito taparlo con comida!

Finalmente, me olvidé de las dietas. Ahora me permito un chocolate, un sándwich o una porción de pastel. Aunque todo en dosis moderadas, para que sea un disfrute y no, una carga en las caderas.

Y si bien estos son mis “secretitos” para estar física (y espiritualmente) más saludable, me interesaron recientemente, los hallazgos de un estudio científico, de la Universidad de Florida del Sur. En el video te los resumo, por si, como yo, encuentras que cuidar tu peso, es un desafío. Sigue leyendo si quieres conocer más detalles:

Música, para comer mejor

Seguro has oído alguna vez que, con música, en los mercados pueden inducirte a que hagas determinadas compras. Con esta misma idea motora, especialistas en negocios investigaron el impacto de las melodías y su volumen, en los hábitos alimenticios de las personas, detalla el sitio MedicalNewsToday, a partir del estudio.

En un café en Suecia, por ejemplo, pusieron música a 50 o 70 decibeles. A su vez, categorizaron los ítems del menú, en tres categorías: saludables (ensaladas), no saludables (pasteles y chocolates) y neutrales (tés y cafés). Luego, observaron los hábitos de compra de los clientes, durante dos días.

¿Qué sucedió? En aquellos momentos en que sonaba música más tranquila, las personas hacían elecciones más saludables, un 10% más de las veces.

El tipo de música, ¿importa?

Este fue el siguiente aspecto, que quisieron conocer. Para eso, 71 estudiantes fueron expuestos a dos volúmenes de música clásica. Tras varios minutos, se les preguntaba si preferían una ensalada o un pastel de chocolate.

Quienes habían escuchado música tranquila, prefirieron el pastel, 14% de las veces. En cambio, aquellos expuestos a volúmenes altos, hicieron esta elección, en un 44%.

Más aún, la música clásica sería especialmente favorable para hacer elecciones alimentarias saludables, porque induciría la relajación. Pero, no sería la única. El efecto sería semejante con otros ritmos tranquilos, incluso si se tratara, por ejemplo, de heavy metal, concluyeron los expertos. ¡Qué tal!

Si tienes dudas sobre tu salud, o quieres perder peso, consulta al médico.

También te recomiendo:

Si tienes 30 o más, hacer deporte te conviene ¡por salud mental!

Concentra… ¡¿qué?! Cómo estudiar después del trabajo

1 comment

  1. Write more, thats all I have to say. Literally, it seems as though you relied on the video to make your point. You obviously know what youre talking about, why throw away your intelligence on just posting videos to your site when you could be giving us something informative to read?|

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*