Mujer pulpo: mamá, soltera y profesional

No es sencillo ser mamá soltera, y ocuparse sola del trabajo y hogar. Asegúrate de evitar el burnout¡y vivir tu vida a pleno!

De solo pensarlo, resulta agotador: 6 a.m., suena el despertador y, desde ahí, no parar… Los preparativos para iniciar el día, llevar a mi hija a la escuela, tomar el bus pronto para llegar a trabajar, cumplir con los compromisos del día, pasar a retirarla de vuelta por el cole, la merienda y luego, todas las actividades extraescolares. Eso claro, cuando el día no está, además, cargado de trámites o compromisos “extra”.

Hasta ahí, podría ser la vida de cualquier mamá profesional. Pero, imagínate, además, que todo ello depende de ti sola y no tienes una de esas (¿cómo les dicen?) “medias naranjas”, para compartir la tarea. Así, más pronto que tarde, la “súper mujer” que una creía ser, puede acabar por derrumbarse. ¡¿Qué hacer?!

Aunque a veces no quisiéramos tener que admitirlo, las mujeres “pulpo” somos cada vez más. Y como no podemos regalarnos brazos extra que salgan a nuestro auxilio, me decidí a indagar un poco cómo evitar el burnout; porque, después de todo, venimos a este mundo a ser felices.

5 pasos contra el burnout

  1. No seas una “mártir” del trabajo

¿Te tocan vacaciones? ¿Hace años que no pides un día libre? Contra lo que muchas creen, la gerencia no te apreciará más por sacrificar tu vida personal. De hecho, tras recuperar energías, podrías incluso ser más productiva y aportar nuevas ideas, asegura el sitio Working Mother.

  1. Alivia el estrés ¡cada día!

El acondicionamiento físico juega un rol importante a la hora de combatir la fatiga. Por eso, meditar o hacer ejercicio puede ayudar a mantener la mente fresca, tanto en el trabajo como en casa.

  1. Regálate tiempo para ti

Organiza que tus hijos se queden algunas horas con sus abuelos o una niñera. Y dedícate a hacer algo divertido, sugiere el sitio FedHealth. Ya verás cómo se recargan tus baterías.

  1. Permítete no ser perfecta

Es importante, además, no obsesionarse con aquello que está fuera de nuestro control. Dedica tu atención a aquello que sí puedes modificar y a qué clase de madre eres.

  1. Enfócate en lo bueno de tu vida

Es sencillo perderse entre los problemas cotidianos. Para contrarrestar esta tendencia, una buena estrategia es escribir semanalmente qué va bien en tu vida, y qué significa para ti, recomienda el sitio Psychology Today.

Finalmente, olvídate de las reglas, O, mejor, escribe las que a ti te funcionen. Porque sin importar cuales sean las adversidades o bendiciones que te hayan tocado, la vida es solo de una, y te mereces vivirla bien ¡y disfrutarla!

También te recomiendo:

The kick in your butt that pushes you forward

Desconectarse del trabajo es posible, si te vas bien lejos

iStock/g-stockstudio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*