¿Mamá y trabajadora? No es excusa para alimentarte mal

Evita que las obligaciones cotidianas te lleven a descuidar tu nutrición, con estas claves esenciales.

Levantarme agotadísima, el cabello que no dejaba de caerse, la piel reseca… Algo no iba bien, y mi cuerpo me lo estaba diciendo a voces. Fue entonces que tuve que dejar de postergarlo y, de una vez, ir a visitar al médico clínico. Bastó un sencillo análisis de sangre, para dar con la respuesta: estaba muy ¡pero muy! anémica.

Y no había que ser Einstein, para dilucidar por qué. Hacía meses que almorzaba frente al ordenador, alguna que otra porción de comida que había sobrado al preparar la lunchera de mi hija. Y eso, si me hacía el tiempo entre un pendiente laboral y otro, para siquiera comer. Los desayunos y las meriendas eran también a las corridas, así que básicamente, hacía meses que venía haciendo tan solo una comida “decente”, al día. De ese modo, ¡¿quién podría subsistir saludable?!

No quedaba otra: sin importar cuán apretada fuera la agenda diaria, era tiempo de aprender a alimentarme bien. Así que me puse a investigar un poco, y además de las recomendaciones de mi médico, esto fue lo que encontré. Te lo comparto por si como yo, necesitas una guía práctica para comer mejor.

Foto: Trang Doan

5 tips aliados del buen comer

1. Mantén la despensa bien abastecida
Almacena ingredientes no perecederos, como patatas, zanahorias o cebollas, una buena variedad de pastas, arroz integral, lentejas o puré de tomate, sugiere el sitio Better Health. Te asegurarás de poder hacer combinaciones bien nutritivas, en un periquete.

2. Aprovecha el freezer
Que no falten vegetales, variedades de carnes magras o queso rallado, para cocinar, agrega el portal. Además, cuando tengas tiempo suficiente para hacer algún platillo, haz porciones extras, que puedas disfrutar algún otro día en la semana.

3. Cocina la noche anterior
Si te falta tiempo para preparar un buen almuerzo durante el día, déjalo listo antes de acostarte. Incluso mientras te relajas después de una jornada complicada, puedes dejar, por ejemplo, la olla con un guiso al fuego, sin dedicarle demasiada atención.

4. Se estratégica con los snacks
Incluso frente al ordenador, no hay motivos para privarte de un bocadillo nutritivo. Algunas buenas propuestas incluyen, según el sitio Self:

– Manzanas picadas con mantequilla de almendras
– Parfait de yogur griego y granola
– Palomitas de maíz rociadas con aceite de oliva y hierbas
– Almendras con algunas pepitas de chocolate negro

5. Busca balance
Asegúrate de que consumir diariamente frutas y vegetales, proteínas magras, granos enteros, lácteos y aceites buenos, concluye el sitio HealthLine. Te asegurarás así de obtener los nutrientes esenciales para mantenerte saludable y, de paso, tendrás suficiente energía para cumplir con tus obligaciones.

Pero, antes de hacer cambios sustanciales en tu dieta, o si no estás alimentándote bien, consulta al médico.

También te recomiendo:

Mujer pulpo: mamá, soltera y profesional

El amor después del amor

iStock/Ridofranz
Total
1
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*