Concentra… ¡¿qué?! Cómo estudiar después del trabajo

Después de una larga jornada laboral, la concentración puede brillar por su ausencia. Por fortuna, estos tips podrían ayudarte.

Quienes me conocen, no lo dudarían dos veces. Soy algo… ¿Cómo decirles…? “Nerda”. Ya desde pequeña andaba de aquí para allá, con un libro a cuestas. Y mientras mis compañeras coleccionaban maquillaje o ropa, yo acumulaba horas de lectura.

Nadie pareció sorprenderse entonces, cuando, ya graduada de dos carreras, con una hija y trabajando, anuncié con orgullo: “Empiezo a estudiar psicología”. ¡¿Otra más?!

Sí, otra más. Pero la cuestión no sería tan sencilla como mi primer paso por la universidad y aquellos maratónicos días de estudio. Es que, no solo ya no soy una jovencita de 20 (ahora soy una jovencita de 32) sino que, además, mi concentración suele brillar por su ausencia, después de trabajar todo el día.

Concentración, se busca

Conversando al respecto con una colega, ella me sugirió que me alimentara bien. Así, mi energía se mantendría a flote y la mente no lucharía por seguir andando una cuantas horas más. ¡Excelente idea!

Movida por su iniciativa, me puse a indagar un poco más, acerca de cómo mejorar la concentración. Aquí te comparto algunos de mis hallazgos, en caso de que, como yo, seas un “ratón de biblioteca” y te hayas decidido a seguir ampliando tu formación.

5 claves para una mente en forma

1. Sal a caminar. Te ayudará a desconectarte del estrés de todo el día y, por un rato, dejar en off, el ingreso de nueva información, explica Lukas Schwekendiek, coach de vida, en el sitio Quora. Y agrega:

2. Haz algo energizante. Es decir, una actividad física o cualquier otra cosa que te haga reír mucho. Aumentarás tu flujo sanguíneo y tendrás una actitud más positiva.

3. Pon música ambiental con sonidos naturales. El flujo de agua, por ejemplo, puede mejorar la capacidad cognitiva y de concentración, halló un estudio de 2015, publicado en la revista The Journal of the Acoustical Society of America.

4. Implica varios sentidos. Al asistir a clase, no te limites a oír la lección. Tomar apuntes, aun si son unas cuentas notas, podría favorecer tu atención, afirma el Dr. Neel Burton, en el sitio Psychology Today.

5. Ejercita tu mente. Haz crucigramas, sudokus… Este tipo de entretenimientos “para pensar” (y cualquier desafío mental, para el caso) puede ayudarte a crear nuevas conexiones en el cerebro, volviéndolo más eficiente, concluye el experto, según la publicación.

Como ves, tenemos unas cuantas estrategias aliadas para favorecer nuestra concentración y emprender aquellos proyectos que, nerdas o no, nos desafían a seguir creando la mejor versión de nosotras mismas.

Así que aquí, mi último consejo: tómatelo con calma. Seguir estudiando después del trabajo es algo que haces por y para ti. No le debes explicaciones a nadie. Si estás agotada, regálate una siesta o tu café preferido. Ya habrá energías y un momento mejor, para disfrutar del estudio.

También te recomiendo:

Cuando la vida se complica, estos libros pueden salvarte

Cuando la vida te abruma… Apuesta a la libertad

iStock/petrunjela

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*