Cómo viajar en avión con tu bebé… sin que te odien los demás pasajeros

Llevar a tu bebé en el avión sin molestar al resto, puede ser complicado, pero no imposible. Te entrego algunos tips.Desde que soy madre, hace algunos meses nada más, cada vez que hago una búsqueda online, le agrego la frase “con un bebé”. Léase:

  • “Salir de compras… con un bebé
  • “Ir al cine… con un bebé” (ni se molesten, es imposible)
  • “Salir a correr… con un bebé

Hace poco estuve buscando algunos vuelos al exterior y, a diferencia de lo que hacía cuando no tenía hijos, esta vez tuve que asegurarme de que no tuvieran escalas y de que no fueran demasiado largos para que mi bebé no se aburriera y no tuviera tantas chances de llorar.

De allí pasé a buscar algunos consejos de otras madres para viajar con bebés sin que la cosa se ponga “pesada”, es decir, sin que mi bebé y yo nos volviéramos los más odiados del vuelo.

Me encontré con un caso muy divertido -e ingenioso- de una pareja que repartió auriculares y dulces a los otros pasajeros, con una nota adjunta pidiéndoles que los comprendieran y que les tuvieran paciencia. Parece ser que la iniciativa tuvo éxito y que los otros pasajeros se quedaron contentos y sin quejas (al menos, explícitas).

Madre con su bebé en el avión
Volar con un bebé puede resultarte difícil, ¡pero no imposible! Foto: tatyana_tomsickova/iStock

También encontré respuestas de amigas y colegas, que me hicieron sentir que la odisea de volar con un bebé era posible. Algunas de ellas son:

  • Elegir tus asientos con tiempo. Cuanto más adelante, mejor, ya que la parte trasera del avión suele ser la más ruidosa (y por ende, la más molesta para tu inquieto bebé). También es más conveniente viajar del lado de la ventanilla, para que el niño no obstruya el pasillo al abrir sus brazos.

Es más conveniente viajar del lado de la ventanilla, para que los brazos del bebé no obstruyan el pasillo

 

  • Llevar algo para que succione. De acuerdo a la edad de tu bebé, llévale un chupete, biberón o mordillo, para que le ayude a aliviar la presión en los oídos típica de los despegues y aterrizajes.
  • Llevar juguetes para entretenerlo. Pero sin luces ni sonidos que puedan molestar a los demás pasajeros.
  • Empacar de más. Aunque hayas elegido un vuelo sin escalas, puede que el avión haga una parada imprevista para cargar combustible u otros motivos. Que no te falten alimentos, pañales y todo para que el bebé esté bien atendido ¡y tranquilo!
Niña con maleta en el aeropuerto
Lleva todo lo que necesites para que tu bebé esté cómodo ¡y tranquilo! Foto: Nadezhda1906/iStock

También recopilé algunos consejos de la web que me parecieron súper útiles:

  • Amamántalo (o dale el biberón) durante el despegue y aterrizaje. Podría ayudarlo con la cuestión de la presión en los oídos, como recomienda Baby Centre.
  • Dale un paseo por los pasillos apenas se estabilice el avión y se apaguen las señales para usar el cinturón de seguridad. Así, se sentirá más relajado y podrías repetir el paseo si se alterara en algún momento.
  • Si puedes hacerlo reír, ¡hazlo! Personalmente creo que será más agradable para los demás pasajeros escuchar la risa de un bebé que su llanto.

Ten en cuenta, además, que algunas aerolíneas tienen restricciones de edad mínima para volar. Y recuerda que conviene preguntarle antes al pediatra si tu bebé está listo para ello.

¡Ya te contaré cómo me fue! Y tú, ¿pudiste viajar sin problemas con tu bebé?

También te recomiendo:

4 destinos europeos para sentirte de película

iStock/chameleonseye
Total
2
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*